mr.snake

Fue encontrado en nuestra mágica habitación de la ciudad eterna, junto a un par de rosas secas, un viejo diario que contaba la siguiente historia: "Una inocente doncella, enamorada del príncipe al que servía, harta de satisfacer todos sus deseos y necesidades, tomó la difícil decisión de no volver a arrastrarse por ningún otro príncipe que no se ganara su amor, sus sonrisas y sus palabras bonitas."

sábado, 23 de febrero de 2013

MapaMundi


Y se miran y todo se acelera, sus respiraciones se convierten en una melodía que se ve interrumpida por unos leves susurros. Y desde el suelo saben que, si quisieran, esa noche, se comían el mundo, pero no sé si por pereza, por amor, o por egoísmo esa noche prefieren comerse el uno al otro, mientras respiran, y disfrutan, mientras suben y se dejan llevar por sus instintos más salvajes. 
C a m b i o d e p o s t u r a, cambio de país, ahora ella puede ser Paris y el África, completos desconocidos, distintos idiomas, distintos amores, pero París va bajando poco a poco, mientras se miran, para no perderse nada, para no desaprovechar ni un castillo, ni un gemido o algún “vuélveme loco”. Y llegan a Madrid, los dos juntos, y yo soy ella, y lentamente tú eres mi “Él” y el de todos mis latidos, eres Él que esta consiguiendo que se me olviden todas las ciudades que tanto me había costado aprenderme sobre tu espalda.  Y seguimos bajando sin olvidarnos de desabrocharte poco a poco los botones de la camisa(para estar en igualdad de condiciones) mientras llegamos al sur, no sé si es el calor de Andalucía o tu cuerpo contra el mío lo que nos ha llevado a quedarnos completamente desnudos. Y sigo bajando, l e n t a m e n t e, yo y mis ganas de que seamos uno, yo y mis suspiros, yo y mis caricias, yo, mordiéndome el labio inferior, el mio, o el tuyo quizá, o porque no, mordiendo un pedazo de tu vida mientras estamos cruzando el estrecho, se está haciendo de noche, y ya se divisa el mar, ¿o son tus ojos claros clavados en mis dudas? No sé, es igual, y entramos en África y todo se vuelve oscuro y tú me dices “cariño abre los ojos” y yo los abro y no sé si está amaneciendo o me estoy dejando llevar por ti, y tu estas completamente A H Í, donde debes estar. África ha colonizado París, o es al revés, no sé, qué más da. Mis dedos acarician tu espalada y los tuyos se pierden con mi mapamundi, y me re(corro) África entera, y me encanta, y tú lo notas, y me llevas a ciudades y rincones que nadie me había dicho que existían. Y se me olvida la hora, el día y el año mientras pienso en lo felices que somos re(corriéndonos) nuestro mundo en una fracción de segundo.

lunes, 4 de febrero de 2013

Brightness.

Y ella sale corriendo de su casa, a media mañana, bajo la atenta mirada de los vecinos. Es lo único que brilla en este día de lluvia, ella y sus zapatillas correteando calle abajo. Entra en el coche y cierra los pestillos de las puertas. Pone los brazos encima del volante y echa la cabeza hacia atrás, cierra los ojos un momento sin poder borrar esa  sonrisa de su cara. Y de repente los recuerdos de la noche se amontonan.  Todo empezó con un par de cervezas, pizza recién hecha y una película demasiado larga. A lo que le siguieron algunos besos en el cuello y cada vez menos ropa. Sábanas por el suelo y oscuridad absoluta.


domingo, 9 de diciembre de 2012

"Querer es poder"


Te podría empezar diciendo que adoro como se te contraen los músculos cuando hacen girar uno de tus pocos  vicios, o que me gustaría empezar a fumar solo para poder hacerlo después de acostarme contigo. Te podría decir, aunque igual suena repetitivo, que tienes la risa más espeluznante y más perfecta de todas las que he oído en mi vida, y de todas las que he soñado, que no son pocas, te lo aseguro. Te podría decir, aunque posiblemente ya lo sepas que tengo dependencia hacia tu sonrisa y adicción a lo que cubre tus costillas, y que me podría pasar toda la vida contemplando tu espalda y buscando amaneceres en ella. Te podría decir también que quiero volverte tan loco que solo puedas pensar en mi, ya que tu ocupas el hemisferio derecho de mi cabeza, el izquierdo de mi corazón y mis pulmones por completo, que no puedo respirar tranquila si no te tengo cerca, eso lo debes saber ya. Te podría decir también que, si me dejas, te voy a hacer el amor tan fuerte que juro que la Torre Eiffel va a temblar tanto que desearía no haberse postrado jamás en esa ciudad que hechiza a los enamorados. Y ya que me sacas el tema de hacer(nos) el amor te diré que estoy harta de que te cueles en mi cama por la noche y desaparezcas con los primeros rayos de sol, que como sigas así voy a ponerle un candado a mi cuarto, y otro a tu corazón y pienso esconder la llave debajo de todos tus abdominales y de todas mis ganas de que seamos uno. Y por ultimo, te podría decir que estas a sobre aviso, voy a comerte, por muy picantes que estén tus labios o muy dulce que sea tu sonrisa.