mr.snake

Fue encontrado en nuestra mágica habitación de la ciudad eterna, junto a un par de rosas secas, un viejo diario que contaba la siguiente historia: "Una inocente doncella, enamorada del príncipe al que servía, harta de satisfacer todos sus deseos y necesidades, tomó la difícil decisión de no volver a arrastrarse por ningún otro príncipe que no se ganara su amor, sus sonrisas y sus palabras bonitas."

lunes, 13 de diciembre de 2010

El juego de tu vida

Yo en tu vida solo soy un simple peón, el cual mueves a tu antojo. Ahora arriba, va venga sigue adelante, se feliz, si, se feliz porque hoy me toca quererte a ti mi querido peón.

Supongo que te extrañara que compare tu vida con una partida de ajedrez, pero la define a la perfección, tú tienes que elegir la partida perfecta, avanzar poco a poco y provocar contradicción en tu contrincante. Pero, seamos sinceros, yo nunca quise ser tu contrincante, es más, yo nunca quise jugar contra ti. Solo te pedí una cosa:

-quiéreme

Y tú en cambio ¿qué haces? Sacas el tablero, y juegas. ¿Qué quieres jugar? Pues juguemos, sabes que a nada te veo a decir que no, pero eso sí, te lo advierto: si pierdes elegiré yo como jugar, y en esa partida tú solo serás mi endeble e inútil peón. Prepárate

jueves, 9 de diciembre de 2010

ABC.

Ella, sentada al final de unas escaleras interminables sujeta una lata entre sus manos. Intenta no llorar, pero una lágrima le resbala por la mejilla mientras tira de la chapita de su lata. La mueve de un lado y a otro, susurrando una letra cada vez que cambia de dirección. F..G..H..I..J y clack, la chapita se suelta de la lata. Se rie para si misma a la vez que se seca los ojos, dejando una mancha de máscara de pestañas en sus dedos. ‘Mira que hay letras...’ piensa ‘..pues esa tenia que salir’. Y por un momento se siente estúpida y vuelve a creer que es una niña jugando con una margarita, arrancándole los pétalos uno a uno para que adivinase si aquel niño la queria. A ella le gustaba saber como acababan las cosas, siempre que leia un cuento, empezaba por el final. Le gustaba saberlo todo y cuanto antes fuera, mejor. Pero ahora, ya poco quedaba de esa niña. Ya no jugaba con margaritas ni leia cuentos. Y también dejaron de gustarle las piruletas de fresa y dejo de creer en el destino, ya no soñaba con un final como el de sus cuentos. Podemos decir que esa niña creció, convirtiéndose en lo que ahora es, una mujer que no cree en los finales felices porque no sabe ni como va a conseguir llegar al final del día.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

nunca dejes de girar


Y nunca mas volverás a sentir ese cosquilleo que te provoca un suspiro de compasión, no volverás a soñar, no querrás dormir, ni comer, ni salir de tu habitación, ni que la gente vea que no has parado de llorar, les dirás que no quieres volver a saber nada mas de él, que no te importa, que nunca te importo, pero solo tú eres la única que sabe que él fue el primero y que siempre será el único. Eres la única que sabe que se lo distes todo, que te sentías infinitamente bien con él, que le querías más que a nadie, que darías tu vida por él. Pero, por desgracia para ti el mundo no para de girar para que tú puedas recoger todos tus trocitos de corazón y volver a reconstruir el puzzle, la vida sigue, y aunque tú no quieras que tu vida siga sin él, no hay nada mejor que puedas hacer que lavarte la cara, maquillarte, vestirte y salir a comerte el mundo antes de que este te coma a ti.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Enamorate


Pregúntame lo que quieras, pídeme lo que quieras, en este momento te lo voy a dar todo, felicidad en estado puro, su sonrisa cuando me ves llegar a lo lejos, su voz cuando me susurra que no podría vivir sin mí, sus ojos claros clavados en mi cuando me quito la ropa, sus labios cuando me despierta con un beso, su espalda, su pelo, su olor, su risa, su sonrisa eres como una montaña rusa, siempre o arriba o abajo no hay término medio.

Tres horas riéndote con tu mejor amiga, comer chuches tumbada en la cama sin ninguna preocupación, pasar una y otra vez por el escaparate de esa tienda de tus sueños, conservar tu rutina con esa amiga tan especial a pesar de los años que han pasado, bañarte en la playa desnudo, hacer muñecos de nieve, la magia de la noche de reyes, un orgasmo, un beso en el cuello, conseguir que una película me haga llorar, los recreos, los viernes, la cocaína, las mañanas de los sábados, escuchar una canción especial, bailar con una copa en la mano, huir de tu casa sin que nadie sospeche nada, enamorarte perdidamente, un 10 en un examen, ir de compras con tu mejor amiga y fundir la tarjeta de crédito, Nueva York, Roma, París, Madrid, la satisfacción de saber que ya no formas parte de mi vida, llegar a tocar el cielo, la capital iluminada por las luces de navidad, la sonrisa de tu mejor amiga, el coche de tus sueños aparcado en tu garaje, tu cuerpo, el mío, simplemente, felicidad en estado puro.

sábado, 27 de noviembre de 2010

volvamos a recordar

Igual te acuerdas de mí, sí, yo era esa que te colgaba cuando estaban sus padres delante, la que escribía tu nombre en el espejo cuando salía de la ducha, la que una y otra vez te decía que te alejaras de su vida, la que iba a la biblioteca solo para verte sonreír, la que una vez te dijo que no creía en los cuentos de Disney, la que entre risas te confeso que el príncipe jamás encontraría a la cenicienta, sí, soy esa que te hizo prometer que nunca la dejarías escapar a las 12 por mucho conjuro que se rompiese, esa que nunca quiso reconocer que la hiciste daño, esa que sin mas explicación te esperaba en la puerta de tu casa para, simplemente, ver tu cara de sorpresa.
Soy esa a la que le hiciste prometer que nadie os separaría, esa que la rompiste el corazón una y otra vez, esa que no aguataba más de 24 horas sin saber si estabas bien. ¿Te acuerdas de todo eso? entonces supongo que te acordaras de cómo me dejaste, de cómo me dijiste que había otra, de cómo me juraste que no era mejor que yo, que a ti te gustaban las cosas fáciles y que ella lo era. Te acuerdas que te prometí que tu serias el primero, te prometí que me verías despertar con una sonrisa en una cama a la orilla del mar. Pues coge todos esos recuerdos, repásalos uno a uno y cuando te entren ganas de llorar y quieres que alguien te abrace, llama a la chica fácil por la cual me rechazaste.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Tú te lo has buscado.



Te intentamos avisar, pero nunca pensamos que llegarias tan lejos. Ni que te pudieras rebajar tanto, pero enhorabuena, lo conseguiste. Has superado todas nuestas expetativas. Has perdido todo lo bueno que tenias y a toda la gente que le importabas, y todavía piensas que fue su culpa y no la tuya. Pero dejame decirte una cosa, el mundo no está en contra tuyo, eres tú el que está en contra de los demás y así, no puedes jugar y pretender ganar. Pero bueno, si asi te sientes menos mal, ahí va, tu premio de consolación.

domingo, 21 de noviembre de 2010

next to the moon


Y con el paso del tiempo vas descubriendo lo que es el amor. Al principio muñecas inocentes concebían el amor como la idealización de un niñato sin corazón con una única preocupación, y alguna un poco más insistente que las demás conseguía conquistarle durante un periodo breve de tiempo. Y con el paso del tiempo vas dándote cuenta de que no es tan simple como jugártela en clase de mates mandándole un papel cortado en trocitos con una frase terminada con un corazón, no es tan fácil como recibir un respuesta con un” yo también te quiero mi niña”. No sé si por suerte o por desgracia hemos madurado, unos más que otros, y ahora el amor no es más que una mirada en una oscura fiesta, una sonrisa cuando te ve bailando, una carcajada cuando pierdes el equilibrio con los 12 cm y un beso cuando te ayuda a levantarte.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Empieza por ti.

¿Lo importante es participar? No, eso no es mas que una excusa que alquien dió una vez cuando no tuvo el valor suficiente para ganar. Alguien que no creía que lo fuera a conseguir y dio una respuesta que parecia satisfacer a los demás, aunque ni por asomo lo llenaba a él. No puedes ganar si nadie cree en ti, y nadie va a creer en ti si no lo haces tú primero.