mr.snake

Fue encontrado en nuestra mágica habitación de la ciudad eterna, junto a un par de rosas secas, un viejo diario que contaba la siguiente historia: "Una inocente doncella, enamorada del príncipe al que servía, harta de satisfacer todos sus deseos y necesidades, tomó la difícil decisión de no volver a arrastrarse por ningún otro príncipe que no se ganara su amor, sus sonrisas y sus palabras bonitas."

sábado, 16 de junio de 2012

Te escribo como despedida a ti que prometiste no olvidarme


Te escribo como despedida, como tendría que haber hecho hace ya algún tiempo. Te escribo tal y como se, con puntos y comas, con sentimientos y angustias, con odios y te quieros. Te escribo porque es de noche, y porque aunque no lo quiera reconocer te necesito a mi lado. Te escribo a ti, o a tu recuerdo ya ni lo sé. Te escribo porque te odio, o te odio y por eso te escribo, y sigo escribiendo mientras el sol se pelea con la luna para ver si sale ya. Te escribo aunque me gustaría estar en tu cuarto, repleto de feromonas y testosterona, tirada en el horizonte que forma tu cama contigo. Te escribo mientras recuerdo el pánico que me daba caer de tu cama a mi vida. Y tacho el te quiero que jamás te dije y sigo escribiendo sandeces y reproches que no me callo por miedo a que me encuentren una noche y me hagan llorar. Te escribo sin pensar en tu sonrisa ni en donde coloco las comas, y mientras tanto en el vértice de la capital ya es de día y ya solo me queda decir que  te escribo mientras en tu cuarto otra revuelve tus sábanas y decora el lado de la cama donde yo te solía escribir.

1 comentario:

  1. Es necesario escribir estas cosas también.
    Es un texto precioso.

    ResponderEliminar